La vida

es una burla continua

a nuestra ingenuidad.

B.I.


DICTADURA ONÍRICA, poema Beatriz Iriart, obra Leonora Carrignton




                                                
                                      
   
                
                        

No supe arroparte
en el paupérrimo hueco compartido.
Ni protegerte de la feroz
tiranía.
La crueldad es cobarde.
Tu ocaso
es ahora EL MÍO.
Es tarde.
Las Diosas claman con ansiedad
por un perdón
INMERECIDO.





©Beatriz Iriart






Obra: Leonora Carrington

                             









NOSSOS F.I.L.H.O.S., poema de Beatriz Iriart




Tao pequenos e tao grandes
com sua inocencia roubada
pelas aves de rapina
derao seu discurso de luzes e sombras
e nas deixarao sua calda de aCucar latente
a nois
os desmemoriados de sempre.



© Beatriz Iriart






F.I.L.H.O.S:  grupo de filhos e filhas de detidos-desaparecidos 
na Argentina durante a ditadura militar.(1976-1983)







Fotografía: Ribes Sappa





VINCENT NO HA MUERTO, poema de Beatriz Iriart, obra de Vincent Van Gogh





Ignorabas tu residencia.
Admirar
La Ronda de los Prisioneros”
no significaba compartirla.
Los cuervos te llamaron
cuando la última pincelada
y la tarde
se unieron.





©Beatriz Iriart






Obra: Vincent Van Gogh


  





LEYENDA, poema de Beatriz Iriart, fotografía de Giovanni Gilli

           

 

A Claudia, mi hermana

 

 


                      
              
            Nosotros
            indefinidos
            con pasos sigilosos
            vamos al encuentro
            de un dios legendario
            de una leyenda absurda
            y de una pitonisa
            que decrete nuestro olvido.





            ©Beatriz Iriart







Fotografía: Giovanni Gilli

     










                                                                             

POEMA EN HOMENAJE A ROBERT, NINA, ANNAMARIA Y LUCE EINSTEIN, poema de Beatriz Iriart




INGRESO

A la memoria de Robert, Nina,
Annamaria y Luce Einsten




Los gestos de la muerte
no se parecen.
Los remusgos los esparcen por cuantiosos bosques
y Dríade lo transmite por milenios.
Hoy
sesgaron incontables árboles.
Extraviamos registros.
Los gestos de la muerte
no se parecen.
La sangre no se regenera, el pulso disminuye.
Hoy
EL UNIVERSO
entró en el olvido.





©Beatriz Iriart








    "Todos ellos reposan en el cementerio de la Badiuzza, en Florencia, entre San Donato, en la colina, y Rignano, a orillas del Arno. Sobre su tumba está escrito «masacrados por los alemanes el 3 de agosto de 1944".
 Ellos reposan en lo alto de la colina y yo los recuerdo. ¡Si alguien pasa  por allí que deje una flor!» 


Lorenza Mazzetti



Fotografía: Giovanni Gilli   
  



                                     


LORENZA MAZZETTI

Lorenza Mazzetti nació en Florencia, Italia, en 1928, y vive en Roma actualmente. A principios de los años 50 se instaló en Londres, donde estudió en la Slade School of Art. Comenzó su breve pero interesante carrera como directora de cine vinculada al movimiento Free Cinema, junto a sus amigos Karen Reisz, Tony Richardson y Lindsay Anderson. En 1959 regresó a Italia, donde trabajó para la Rai, colaboró con Cersare Zavattini, el conocido guionista de Ladrón de bicicletas o El jardín de los Finzi Contini, y dirigió un teatro para niños. Además de la novela que ahora publicamos por primera vez en castellano, excelentemente traducida por Francisco de Julio Carrobles, Mazzetti es autora de libros como Con rabbia (1963) y Uccidi il padre e la madre (1969).
De El cielo se cae (1961) existe una versión cinematográfica del año 2000 dirigida por los hermanos Antonio y Andrea Frazzi y protagonizada por Isabella Rossellini.